CRECE LA UNIDAD CANINA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DE SAN MIGUEL DE ALLENDE

CRECE LA UNIDAD CANINA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DE SAN MIGUEL DE ALLENDE

La Unidad Canina de la Secretaría de Seguridad Pública de San Miguel de Allende entrena a tres nuevos cachorros en acciones de vigilancia: “la muñeca”, “el venado” y “el coyote”.

Estos tres se suman a los cuatro perros que actualmente cuidan las calles de San Miguel de Allende: ‘Bastián’, ‘Rocky’, ‘Cheis’ y ‘Gambo’.

La unidad canina tiene dos especialidades: búsqueda y detección de enervantes y explosivos, así como entrenamiento de guardia y protección.

Esta unidad de binomios participa en operativos y acciones para prevenir delitos y auxiliar a la población con estrategias de revisión, inspección y vigilancia.

Cabe destacar que los tres cachorros fueron elegidos por su temperamento, carácter y agilidad, además que son valientes, no son temerosos y su habilidad para detectar enervantes o explosivos es, sin duda, cada vez más fina, además de tener buena guardia y custodia de su compañero humano.

Ellos entrenan con los que serán en un futuro sus compañeros en la calle, esto para que también el manejador sepa dar las ordenes que requiere el perro a la hora de trabajar.

Los binomios se ayudan con la agudeza del olfato del perro para la detención de enervantes y explosivos, y así tener una mayor eficacia en la labor policial, lo cual ayuda a poder detener a las personas que esconden algo entre sus cosas, vehículos o maletas.

Además, el equipo está entrenado para hacer recorridos en calles y, sin necesidad de dar la orden, el perro puede detectar un aroma de algún enervante o explosivo, al hacerlo él mismo marca que encontró algo y ayuda a que el policía humano pueda detener y revisar a la persona que lo transporta y hacer su detención, si así lo requiere.

Este grupo de binomios cuenta con nueve elementos, seis en operatividad y tres que entrenan a los perros todos los días. Actualmente, se tienen tres perros de guardia y protección, así como uno de búsqueda de enervantes: Bastián, Rocky, Cheis y Gambo, los cuales salen a las calles a patrullar junto con su compañero para salvaguardar a los sanmiguelenses y turistas que visitan la ciudad.

La vida útil de un binomio es de entre 7 y 9 años en operatividad y pueden alcanzar hasta los 11 años dependiendo la raza y el cuidado que se tenga.

Bastián, Rocky, Cheis y Gambo ya están en edad adulta, pero siguen participando en operativos y exhibiciones en escuelas dentro del programa de Prevención del Delito.